19 feb. 2010

Para volverse loco


Desde luego... no es lo mío.
Tengo la sensación de que he perdido el tiempo, aunque nunca se puede hablar de tiempo perdido cuando se trata de preparar nuestra novela. El hecho de plantearnos una estructura será bueno para algunos escritores, pero no para todos.
Hay momentos, a la hora de escribir una historia, que nos sentimos bloqueados. Le ocurre a todo el mundo y puede ser debido a motivos varios (a veces difíciles de diagnosticar) pero ahí están. Hay quien dice que es necesario crear una estructura y no escribir al tun tun, pues bien, a mi me encanta escribir al tun tun, a ver lo que sale, a ver que nos dice nuestra querida inspiración en esos precisos instantes...
La cuestión es que el hecho de trabajar en la estructura del libro me ha agobiado de tal manera que he decidido tomarme un decanso de varias semanas para recapitular y replantearme de nuevo qué dirección va a tomar la novela porque, una historia que debía ser sencilla y corta se está convirtiendo en otro tocho impresentable a concursos... y eso no puede ser.
Así que dejaremos reposar la historia y regresaremos de nuevo al principio de todo.

0 comentarios: