17 nov. 2008

Desde este blog quisiera advertir a todos aquellos escritores noveles que tengan mucho cuidado con este individuo.

Ya que se dedica a atrapar a autores noveles con grandes ilusiones de publicar. A aquellos que les ofrece co-editar, vayan con cuidado, porque muchos son los que han pagado ese 50% que pide por adelantado y aún no saben nada de su libro. ¿Qué hace este señor con este dinero? ¿Publicar sus obras? Quiero creer que no, ya que él publica en catalán modo en el que pienso, debe recibir subvenciones. O eso, o está utilizando el dinero de otros...

Yo también pasé por esta etapa de "a ver si la atrapo" pero no pudo conmigo. Mi viaje a Barcelona no fue en relación al libro sino porque él me ofreció un puesto de trabajo como directora de marketing. Cuando vi el cuchitril en el que se encontraban las oficinas, casi se me cae el alma a los pies. Le seguí el juego y dejé que hablara. Yo le puse las cosas claras. Si me contratas, co-edito. Quedó en llamarme esa misma tarde. No lo hizo. Ni esa tarde, ni al dia siguiente, ni en todo el mes.

Al cabo de un mes volvió a proponerme co-edición (como si nada hubiera ocurrido) y le volví a decir lo mismo: si me hubieras contratado hubiera dicho que sí. Él debió pensar: muy lista, como no pienso pagarle (se sabe que ha dejado a deber muchísimo dinero a todos sus empleados) ella no me pagará a mi la edición del libro. No hay que ser un lince para adivinar eso. Como no cedía en el tema de la co-edición, decidió publicar mi libro en lengua catalana, eso si, renunciando a los derechos de los primeros 100 ejemplares.

Lo primero que pensé (ilusa de mi) fue que estos derechos se los quedaría la entidad que subvencionaba la publicación (pensé, es justo) pero mi mayor sorpresa fue cuando me dijo que esos derechos se los quedarían ellos (que algo tenían que ganar). Y ahí volvieron a comenzar mis dudas... (que mal pinta todo esto...) y le pedí una copia del contrato.

Aquello ya fue el no va más. Pero ¿de qué van? (pensé) ¿Me vió cara de estúpida o algo así? Luego más friamente pensé: no nos pongamos nerviosos y negociemos. Al fin y al cabo es una oportunidad. Empezamos a negociar.... y aún seguimos negociando... o al menos no me han dicho que no... pero ya circula la noticia por todo internet de la gran estafa que ha hecho con mucha gente.

Espero que no tengan la desvergüenza de seguir negociando... ¿o la tendrán?