28 ene. 2009

SAGAS EPICAS



Existen otras dimensiones paralelas a nuestro universo. Mundos ocultos, territorios conquistados a golpe de fantasía e imaginación en el que progresan civilizaciones, culturas, seres e historias increíbles. Mundos en los que conviven magníficos y poderosos dragones con simples humanos; mundos que pueden ser acuáticos, gobernados por la magia, sumidos en el caos de la guerra o reinos de magos sin magia.

Así es como Altaya presenta su colección de SAGAS EPICAS, una colección que promete ser interesante ya que reune nada más y nada menos que nueve sagas de fantasía épica, encabezada por una de las series más existosas que se han escrito hasta el momento: La rueda del tiempo.

No conozco todas las sagas de esta colección. Así que si alguien se pasa por el blog y las ha leído, o ha oido hablar de ellas, me gustaria que nos dejara sus comentarios al rspecto.

La rueda del tiempo: En un mundo fantástico ambientado en el S.XVII, las conjuras entre los gobiernos de los diferentes países, moverán los hilos de su propia historia y decidirán el curso de batallas donde un conocimiento como el de la pólvora, puede arruinar hasta la más poderosa de las magias. Poderes oscuros obligarán a que unos jóvenes campesinos abandonen sus humildes pueblos para convetirse en los héroes épicos que lideren la lucha contra las fuerzas malignas. Los protagonistas deberán desentrañar los poderes que se encierran en la rueda del tiempo.

Guerras demoníacas: En el mundo hechizado de Corona un terrible mal acaba de despertar: un demonio, caudillo de ejércitos de goblins y temibles gigantes, arrasa la pequeña aldea de Dundalis. Solo sobreviven Pony y su amigo Elbryan. Éste último, adiestrado por los elfos y convertido en un formidable explorador, deberá librar increíbles enfrentamientos contra las fuerzas demoníacas.

Príncipe de nada: Dos mil años después del apocalipsis, caballeros y asesinos, bárbaros y reyes se ven las caras en las batallas donde la profunda fe y las convicciones de los seres juegan el papel más importante. En el momento más desesperado del enfrentamiento, todos se verán obligados a elegir entre el odio y la esperanza.

Terramar: En Terramar gobierna la magia, pero sobretodo, son las palabras las que otorgan a los hechiceros el dominio sobre los elementos y los animales, pues cada uno posee un nombre verdadero dado en su creación. Habitado por dragones, magos y espectros, sus gentes, sencillas y tranquilas, tienen como único objetivo conseguir paz y sabiduría.

Aquasilva: Existe un planeta de océanos inacabables, cuya tierra emegida son 5 grandes isla-continentes. Aquasilva vive bajo la amenaza de catastróficas tormentas que periódicamente lo destruyen todo. Su población, que se protege bajo sólidas murallas, sólo tienen un elemento para protegerse: la magia del fuego.

El no mago: En la isla de Loh, por primera vez en muchos siglos, un joven, Lethe, no posee aptitudes para la magia y por ello no puede ser formado como el resto de sus compañeros. Matei, uno de los siete magos del reino, descubre el horror de la magia incolora, una fuerza maligna que amenaza el mundo y a la que ningún hechicero puede hacer frente.

La gema soberana: Loerem es un mundo de increíble belleza donde conviven humanos, elfos, enanos y orcos en un frágil equilibrio de poderes e intereses. Pero un mal casi olvidado reposa en el corazón de Loerem...

Cánticos de bronce: Entre tres mundos distintos, vinculados por los sueños, sólo Galen, un joven herrero, será el único capaz de tender puentes entre ellos.

Trilogía Terrarca: Gaeia es un mundo dominado por los terrarcas, una raza alienígena que controla a los humanos gracias a sus grandes poderes. Ambientada en el Siglo de las Luces, William King consigue combinar con maestría las batallas con mosquetes y la magia de los dragones.

1 comentarios:

Belén dijo...

Como nadie ha opinado sobre ninguna de ellas, creo que me animaré a completar la rueda del tiempo; aunque tampoco estoy muy convencida de ello ya que los dos primeros libros no consiguieron engancharme lo suficiente.