21 ene. 2011


Lo normal, en una serie de libros, es que el primero de los títulos consiga unos niveles de éxito y ventas bastante superiores a los de los siguientes. Esto es un hecho incontestable, ¿verdad? Y lo normal, además de lógico, es que las trilogías consten de tres libros. Pues,
si esto es así, con Extras nos encontramos ante una novela que lo es todo menos normal: se trata de la cuarta parte de una trilogía y, además, ha superado de largo las ventas de los libros anteriores llegando incluso al número 1 de la lista del New York Times.

¿Cuál es la clave para entender este fenómeno? Probablemente, sea el hecho de que Extras está pensada para ser la guinda que corona el pastel formado por Traición, Perfección y Especiales pero, a la vez, tiene la virtud de ser una gran novela por sí misma, al margen de las demás. Responde al ¿Y después qué? que nos surge al cerrar el último libro de la trilogía al tiempo que nos propone un mundo, unos personajes y unos conflictos totalmente nuevos y autónomos. Ah, y sobre todo, no le falta un gramo ni de acción ni de emoción.

0 comentarios: