3 jul. 2009

John Connolly



Antes de convertirse en novelista a tiempo completo, Connolly trabajó como periodista, camarero, funcionario del gobierno local, y dependiente en Harrods. Tras licenciarse en Inglés por el Trinity College de Dublín y obtener un Máster en Periodismo por la Universidad de Dublín, pasó cinco años trabajando como periodista freelance para The Irish Times. Pronto se cansó de la profesión, y decidió pasar a escribir ficción, pese a lo cual todavía sigue publicando artículos periódicamente, entre los que destacan sus entrevistas a otros escritores consagrados.

La primera novela de Connolly, Todo lo que muere fue acogida muy favorablemente por el público y la crítica: fue nominada al Premio Bram Stoker a la mejor primera novela, y ganó el Premio Shamus de 2000 como mejor primera novela detectivesca. En este debut, Connolly introducía ya a su detective de cabecera, el antihéroe Charlie Parker, un expolicía obsesionado con encontrar al asesino de su mujer y su hija.
Aunque las novelas de Connolly entran claramente dentro del género de la novela policial o novela negra, sus historias se han ido cargando cada vez más de tintes sobrenaturales. Por ejemplo, en el libro The Black Angel ("El ángel negro"), Parker es perseguido por los fantasmas de su hija y su mujer asesinadas, y su búsqueda de una prostituta de Nueva York desaparecida se relaciona con el mito de los Ángeles Caídos. Dado que Connolly sitúa muchas de sus novelas en Maine, y dados estos tintes paranormales cada vez más abundantes, se ha comparado su obra con la de Stephen King, aunque ambos autores utilizan estilos muy diferentes. En realidad, Connolly se relaciona más bien con la tradición americana de los hard-boiled, en los que encontró el mejor medio para explorar temas como la compasión, la moralidad, la expiación o la salvación. Entre sus influencias cita a autores como Ross Macdonald, James Lee Burke o Ed McBain.

0 comentarios: