24 abr. 2009

Resumen de la jornada

La jornada de Sant Jordi no pudo ir mejor.


A las 10 de la mañana ya estábamos tomando un café en el Maes (una pequeña cafetería de Torredembarra) donde Carol ya adquirió sus dos primeros regalos de Sant Jordi: Los Guardianes del Libro y Tiranosaurio (comprados a través de Círculo de Lectores).


Una vez empezamos a deambular por los chiringuitos del pueblo, encontré lo que sería mi regalo para Toni: Navigatio de Javier Gonzalez. Pero más sorprendente aún fue encontrar el premio Minotauro de este año: El templo de la luna de Fernando J. López del Oso. El año pasado, tuve que meterme en una librería de Tarragona y rebuscar entre sus estanterías para localizarlo. Este año, sin embargo, lo encontré aquí mismo, en Torredembarra.


Pasamos a saludar a Paquita de la librería San Miquel y allí estaba la escritora Núria Gómez firmando sus libros. En el puesto del Patronat saludamos a Esteve Morrors, del centro Sinibald de Mas y pedí que me reservaran un ejemplar de La Torredembarra republicana y federal del escritor y amigo Jordi Suñé que no llegaría hasta la tarde para firmar sus ejemplares.

El puesto más curioso (a parte del que tenían los jóvenes escoltes) era uno de libros de segunda mano, a cual más original. Aqui Carol adquirió un par de volúmenes sobre los indios americanos. Después de descansar tomandonos una cervecita en Ca L'Astut nos guimos a comer a Can Gla, donde nos encontramos con Axel y Tony.

Por la tarde fuimos a Tarragona. El ambiente era impresionante, como cada año. A parte de ver las mismas novedades en todos los chiringuitos también encontramos libros muy originales y que apuntamos en nuestra libreta de "próximas adquisiciones". Fuimos a la capona a ver a nuestra amiga Ana Cabrera que acaba de publicar su primer libro: Las horas del alma y volvimos a ver a Núria Gómez, esta vez firmando de la librería de La Rambla. También estaba el autor X.R. Trigo, firmando sus ejemplares de Els Secrets de la Reina.


La tarde fue muy provechosa. Carol consiguió un ejemplar de La reina oculta de Jorge Molist y yo compré El mapa del mundo de Félix J. Palma y L'única i veritable llegenda de Sant Jordi contada pel drac, para mi hijo Axel. Finalmente y después de hacer la parada técnica (la de la foto), volvimos a Torredembarra donde había un ambientazo brutal, todo el mundo estaba en la calle y continuaba comprando. Lástima que el Patronat había desmontado y no pudimos ver a Dolors que ya se había marchado pero adquirimos nuestras últimas compras, me encontré con Axel que me guardaba el ejemplar del libro dedicado por Jordi Suñé y me regaló una rosa, todo un detalle por su parte.

Ya cansadas, Carol se fue a casa y yo aún me quedé por el pueblo saludando a la gente y comentanto cómo les había ido la jornada. Las librerías desmontaban contentas: ha sido un buen año... ahora, sólo nos queda esperar al año que viene.

9 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

Si que fue aprovechada sí, a ver si algún año puedo escaparme y verlo en vivo y directo.
Un saludo!

Belén dijo...

Aprovechadísima, sin duda alguna, aún me duelen los pies. Pero dicen que sarna con gusto no pica... ja, ja

Carolina dijo...

Yo estoy molida pero no sabéis cómo disfruté!

Belén dijo...

¡¡Hombre Carola!! ¿Ya has empezado a leer alguna de tus adquisiciones?

Carolina dijo...

Todavía estoy en la fase de tocar los libros y mirarlos por todos los lados. De momento sigo con los pájaros negros, tengo que acabarlo.

Belén dijo...

Pues creo que cuando lo leí no lo puse en el club de lectura... creo que tendré que buscar otro sistema para poder poner más opiniones...

Anónimo dijo...

Una bona crònica del dia de Sant Jordi!

Enhorabona!

X. R. Trigo

Anónimo dijo...

Hola, Belén. Soy Javier González, autor de "Navigatio". Muchas gracias por haber elegido mi novela como regalo para Toni, confío en que disfrute con su lectura. Un saludo lleno de letras.

Belén dijo...

Saludos para todos... aunque Sant Jordi para mi terminó este fin de semana, pues cuando llegué a casa tenía una nueva sorpresa... luego pongo una entrada y os lo cuento.