11 jun. 2008

Métodos de escritura

Muchas veces, los que somos escritores noveles nos sentimos perdidos a la hora de trabajar. Es entonces cuando recurrimos a personas a las que consideramos "profesionales" y que en la mayoría de los casos son más "especialistas en sacarte el dinero" que profesionales en sí.
A veces me pregunto cómo la gente puede tener "tanto morro". Para enseñar, primero hay que saber. No puedes pretender que una persona aprenda sin explicarle primero cómo ha de realizar su trabajo.
Existen métodos de escritura que te ayudan a superar aquellos bloqueos que impiden el avance de tu obra, y no estoy hablando del síndrome de la hoja en blanco, sino de aquella sensación de impotencia que te entra cuando sabes exactamente lo que quieres poner pero no sabes cómo. No son bloqueos en la historia, pues la historia fluye en tu cabeza sin ningún tipo de obstáculo que interfiera pero a la hora de plasmarlo en el papel... ¡aix! ¡ese es otro cantar!
Es muy peligroso, a veces, apuntarte a un taller de escritua, sin saber exactamente con qué te vas a encontrar pues ello puede resultarnos perjudicial para nuestro trabajo. ¿Cómo puedes realizar un trabajo profesional cuando el grupo del taller está formado por "amiguetes pijos" a los que quieres impresionar? ¿Cómo puedes decirle a una persona que ya está bien como lo hace cuando lleva una semana entera intentando escribir el último capítulo de su obra?
Pero esta entrada no la he hecho para criticar (allá la conciencia de cada uno) sino para comentar que existen profesionales que si que pueden darnos buenos consejos a la hora de esribir (y no nos cobran por ello). Una de estas personas es un profesional que se dedica a crear guiones para la televisión y que, sin ánimo de lucro, está dando clases particulares a una amiga (que por horarios no pudo apuntarse al mismo taller que yo ¡gracias a Dios!) sobre guión literario y cuyas primeras clases mi amiga me explicó y quedé alucinada y maravillada de la diferencia en el método de clase y en los ejercicios a realizar.
Muy interesante, la cuestión a tratar desde un principio: el bloqueo del escritor. Según este señor (que gusta de quedar en el anonimato ya que no da clases) para superar el bloqueo se ha de escribir, es decir, dedicarnos verdaderamente a ello, tomar la costumbre de levantarnos por la mañana y escribir, esribir, escribir...
Es como el que tiene un trabajo y ha de cumplir un horario. En cuanto a la técnica a la hora de esribir un libro, él recomienda la escritura automática: escribir lo que tenemos en ese momento en mente, salga como salga, aunque nos parezca incoherente. Luego ya retocaremos y le daremos estilo.
También es importante el saber crear un guión literario, pero ese es ya otro cantar y, justamente, lo que yo buscaba aprender en el taller y que no me enseñaron.
Ahora os dejo un enlace a un artículo de David Mateo, escritor con varios títulos publicados (todo un detalle que lo convierte en un profesional de verdad) y cuyos consejos siempre son interesantes: "El arte de pensar"

0 comentarios: