27 may. 2010


Aprovechando que tenemos en la gran pantalla la última versión de Robin Hood, os animo a revisionar la que protagonizó Douglas Fairbanks en 1922 y que no tiene desperdicio.

Muchas son las versiones que se han realizado sobre esta leyenda pero sin duda alguna ninguna de ellas es comparable a la película muda de 1922. En aquella época, Fairbanks era uno de los actores mejores pagados del momento, junto a su mujer Mary Pickford y Charles Chaplin. Juntos fundaron la United Artist, productora que realizó esta versión de Robin de los Bosques.

Junto a Douglas Fairbanks encontramos a Maine Geary en el papel de Will Scarlett, Willard Louis, como Fray Tuck y Alan Hale, cuyo papel de Little John repitió en la versión de 1938 y más adelante en una película de 1950 titulada El temible Robin Hood.


Fairbanks era un actor acrobático, por lo que todas las escenas las realizaba él mismo, sin la ayuda de ningún especialista. La película fue rodada en lo que la actualidad se conoce como el bosque de Sherwood, una zona boscosa junto al lago Sherwood en el Valle de San Fernando cuyo nombre fue adoptado a raiz de la realización del film.

Como dato curioso destacaremos que esta versión no incluye la famosa escena de la competición con arco y el famoso duelo a espadas se realiza con los puños. La pelea a baston en la que interviene little John no la hace con Robin sino con un desconocido que salvara a Robin en la escena final. Se trata de el rey Ricardo. Robin pierde en la pelea final contra sir Guy y está a punto de ser ejecutado cuando aparece el desconocido e interpone su escudo a las flechas.


Sinceramente, recomiendo su visionado para todo aquel aficionado al cine de aventuras y, sobretodo, para los amantes de Robin Hood.




26 may. 2010

Muchas son las alegrías que me llegan últimamente, algunas tan asombrosas, que aún no las he asimilado. En primer lugar, ya tenemos fecha para la presentación de Sin Pedigrí en Torredembarra: será el 13 de julio, en plena Fiesta Mayor y será uno de los actos programados para esas fiestas.

También está previsto que salga un artículo sobre el libro en la revista La Sinia y una nueva reseña del libro ha llegado de manos de Cyber-Cowboy, reseña que podéis ver en el blog de Sin Pedigrí.

El Open Memorial Sergio de la Fuente que se celebró el pasado día 15 de mayo fue de lo mejorcito para mis alumnos de line dance cuyos resultados pueden verse en nuestro blog de la Associació Country La Torre. Estoy muy, pero que muy orgullosa de todos ellos.

Pero si hay algo que me haya llegado al corazón es la carta que me llegó ayer de mano de una editorial y con sello urgente. ¿Será o no será?

21 may. 2010

Van llegando...

...los nuevos libros para reseñar.

Después de una semanita que he aprovechado para leer aquellos libros que aún permanecían en mi estantería, comienzan a llegar los nuevos para reseñar. El primero en llegar ha sido La lanza sagrada, del autor Craig Smith, enviado directamente desde la editorial Algaida, gracias a Joseph Macgregor.

Aunque me apetece muchísimo leer este libro, tendrá que esperar hasta la semana que viene, ya que me encuentro inmersa en la novela de Nieves Hidalgo, Hijos de otro barro, una historia que ya me ha enganchado desde sus primeras páginas y cuya reseña podréis ver muy próximamente en el club de lectura Entre Libros.

19 may. 2010

Una buena noticia

Quien me conoce bien sabe que no soy dada a manifestar mis sentimientos. Si leéis este blog -mi blog personal- lo encontraréis bastante frio e impersonal, y es que no me gusta mostrar lo que siento, siempre lo guardo dentro de mí, lo escondo y lo engullo y me lo guardo.

Soy completamente diferente a mi hermana Carol, que a veces envidio, un halcón que vuela libre diciendo lo que siente sin importarle a veces las consecuencias. Quizás para mi sea algo más difícil, ya que las pocas veces que he intentado abrirme un poco a alguien me ha pisoteado y vapuleado, por lo que cada vez me encierro más en mi misma.

Pero hoy me siento distinta.

De un tiempo a esta parte he conocido gente nueva y maravillosa que antes, ni siquiera sabía de su existencia. Gente que también está sufriendo muy a su pesar y que intenta sobrellevar de algún modo la desgracia que se le ha venido encima. Me siento mal por ellos, porque no puedo hacer nada y porque veo como su mundo se desmorona. Jordi, cuya madre está en el hospital, Joan y Rosa, que después de mostrar su lado más simpático corren también al hospital esperando que sea ese día el de el fatal desenlace, Rosa, cuyo padre murió este domingo por la tarde, The Rose cuyo padre ha muerto esta misma mañana. Joan P., campeón de line dance, postrado en cama desde hace unos meses...

Pero gracias a Dios siempre hay algo que te hace sonreir de nuevo. Jose Antonio es un amigo al que conocí gracias a este mundillo del line dance. Entró en clase junto a su mujer Raquel y sus dos hijos, una pareja callada que poco a poco ha ido ocupando su lugar en nuestros corazones. El jueves, a dos días del Open de Line Dance, nos enteramos que había sufrido una ambolia. Había perdido toda la movilidad y el habla. Nos quedamos de piedra. Hoy, nos lo hemos encontrado en la calle... ¡¡estaba perfecto!! Caminaba, hablaba, sonreía... Sólo me ha dicho una cosa:

Belén ¿crees en los milagros?
Y yo le he contestado: Por supuesto que sí.

17 may. 2010

Mi primera entrevista

Juvenil romántica es una página de referencia en cuanto a este género se refiere, y aunque Sin Pedigrí, no se destaca por ser romántico precisamente, me han dejado un pequeño lugar en este inmenso territorio.

Os dejo el enlace de la entrevista, realizada por Moruena Estríntaga, una de sus administradoras y autora de El Círculo mágico, una novela que, a pesar de haber estado autopublicada, en breve saldrá a la venta de mano de la editorial Ambar. Desde aquí le deseo mucha suerte a Moruena y agradecerle su apoyo a los que nos lanzamos al mundo de la publicación.

14 may. 2010


Llevaban dos días trabajando y todo iba según lo previsto: el mobiliario había sido retirado y la maquinaria de las cocinas desmontada y trasladada a los camiones que aguardaban a la entrada del recinto.
En breve daría comienzo el verdadero trabajo y para el cual había sido contratado.
―¿Cómo va todo?
Pere Mata, director de la CORPPE —empresa contratada para el desmantelamiento del fortí—, parecía haber rejuvenecido cinco años desde que Aníbal le dijera que no serían necesarias las excavadoras y mandara su retirada.
―Todo según lo previsto ―le respondió Aníbal―. Empezaremos por el salón Reina Anna. Es el comedor más pequeño de todos y el más sencillo de desmontar. Las arcadas están sobrepuestas a la piedra original y cederán en cuanto desarmemos las columnas que las sostienen.
―Necesitaremos una grúa para desmontar la estructura.
―Manuel ya lo ha previsto ―dijo Aníbal― ¿ha desayunado ya?
―Tan sólo un café en la oficina.
―Pues venga conmigo. Aquí no podemos hacer nada hasta que llegue la grúa.

Aníbal Fortuny tomó asiento en una de las mesas ubicadas bajo la pérgola del Café Baraka situado de manera privilegiada sobre la cala de la Platge del Miracle, a escasos metros del fortí, y saboreó el salobre aroma de la costa tarraconense perfilada de manera insólita por los modernos edificios que no dejaban despuntar las antiguas huellas romanas. Contemplando los restos de lo que una vez fuera un glorioso anfiteatro romano, emplazado a pie de la ensenada, su mente viajó al pasado alojándose durante unos breves instantes bajo la piel del joven romano que llegaba en barco por primera vez a Hispania. Debía haber sido impresionante ver la gran efigie del anfiteatro y el vocerío de cuantos se hallaban en su interior disfrutando del espectáculo organizado por el emperador César Augusto para satisfacer a los ciudadanos de Tárraco.
Pere Mata se dejó caer a su lado, exhausto, y Aníbal lo observó en silencio mientras el director de la CORPPE llamaba la atención del camarero. ¿Comprendería el afanado empresario la suerte que le había sido brindada al vivir en un lugar privilegiado como aquél?
―Un té, por favor.
El camarero anotó su solicitud en una pequeña libreta y sin levantar la vista de ella, se dirigió a Aníbal:
―¿Y usted, desayunará lo de siempre?
―Sí, gracias.
El camarero desapareció y Aníbal reanudó su conversación con el director de la CORPPE.
―¿Es usted de aquí, de Tarragona?
―No exactamente ―respondió Pera Mata extrayendo un pañuelo del bolsillo derecho de su americana.
Pera se sonó la nariz con violencia antes de continuar:
―Nací en Vespella, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de aquí, por lo que podemos afirmar que soy tarraconense, aunque no vine a vivir a la ciudad hasta que me casé con mi segunda mujer, Mireia. Su padre es el dueño de la CORPPE. Mi suegro me convenció para dirigir todo esto; no tenía hijos, ¿sabe? Sólo chicas.
―¿No es usted arqueólogo?
―No, por Dios. Lo mío son los números. El estudio de las piedras lo dejo para mi sobrina y el resto del equipo.
―¿Equipo? No he visto a nadie estos días.
―Ni los verá ―aseguró Pere―. Están en La Canonja estudiando los restos de una necrópolis romana. Tal vez le interese verla. Se lo diré a Marey.



***



Manuel Quintanilla observaba cómo descargaban la grúa que había solicitado mientras engullía el enorme bocadillo de chorizo que su mujer le había preparado. Había estudiado la situación del fortín y había decidido colocarla en la parte posterior del edificio, cerca del acantilado. De esta manera, el brazo de la grúa llegaría con facilidad a cualquier extremo de la estructura. Un grupo de sus operarios ya estaba trabajando en el lugar indicado, rebajando el terreno para construir un pequeño foso en el que plantarían la grúa.
Manuel introdujo el último trozo de bocadillo en su boca y se encaminó hacia el contratista.
―Buenos días ―saludó éste, al ver que Manuel se acercaba.
―Buenas ―dijo Manuel devolviendo el saludo mientras observaba cómo su interlocutor sacaba unos papeles del bolsillo interior de su cazadora y se los tendía.
―Si me firma el albarán podré marcharme.
Manuel cogió el bolígrafo que descansaba sobre su oreja derecha y firmó en el apartado de costumbre.
―¡Manolo!
Manuel se despidió del contratista y se volvió al ver que uno de sus operarios corría hacia él.
―No podemos seguir haciendo el foso en ese lugar, no hay roca.
―¿Cómo que no hay roca?
―No hay nada. El terreno se ha hundido. No hay suelo. Yo supongo que hemos topado con parte de la cueva.
―No digas gilipolleces. La cueva no es tan grande.
―Pues dime tú que cojones es entonces.
Manuel anduvo hacia la parte trasera del fortí seguido por su operario que no dejaba de darle explicaciones de cómo habían procedido para hacer el agujero donde emplazarían la grúa. Todo era correcto. Entonces, ¿qué había ocurrido? Según los estudios que habían realizado antes de comenzar las obras de desmantelamiento, sabían de la existencia de unas grutas que daban al mar y se adentraban en la montaña tocando el fortí, pero nada les indicaba que hubieran aumentado con el paso de los años. Además, unas cuevas de este tipo, se formaban durante miles de años a causa de la erosión que provocaba el mar. Era imposible que se tratara de la misma gruta. O era un simple agujero y sus hombres estaban majaras perdidos o se trataba de una cueva diferente… No. Descartó esa posibilidad. Definitivamente, sus hombres estaban majaras.


***


Aníbal procedió a pagar su desayuno pero Pera Mata insistió en invitarlo. «No se preocupe», le había dicho, «lo pasaré como gastos de la obra…».

Al llegar al fortí, Aníabal se encontró con un pequeño revuelo. Tanto Pera como él se habían dirigido directamente hacia la parte posterior del fortí para comprobar que el emplazamiento de la grúa había sido correcto. Para su sorpresa, no sólo no se había colocado la grúa, sino que además, todos los operarios estaban agrupados, haciendo un corrillo, observando… ¿qué observaban?
Pera Mata estaba enfadado. ¿Qué cojones hacían sus hombres? A empujones se abrió paso entre ellos mientras gritaba:
―¿Se puede saber por qué la grúa no está colocada ya?
Ante él apareció otro grupo de hombres arrodillados alrededor de un agujero lo suficientemente ancho para albergar el cuerpo de un hombre. Lo sabía porque, en aquellos precisos momentos, el cuerpo de Manuel Quintanilla surgía de él.
—¡Hola Jefe! ¡No va usted a creerse lo que hemos encontrado…!

12 may. 2010

Antonio Ozores

Biografía extraída de Fotogramas.es

Antonio Ozores Puchol, nació en Burjasot (Valencia) el 24 de agosto de 1928, y era miembro de un clan de artistas de la comedia popular española.

Era hijo de los actores Mariano Ozores y Luisa Puchol, hermano del actor Jose Luis Ozores y del director de cine Mariano Ozores, tío de Adriana Ozores y padre de Emma Ozores, con la que compartió su última pieza teatral.

Con el arte cómico por sus venas, debutó como actor a los ocho años y más de 160 películas y 200 obras de teatro, numerosas series de televisión y programas de radio atesoran un patrimonio artístico hilado por su peculiar forma de hablar y que le unió a nombres de la comedia popular como Fernando Esteso, Andrés Pajares y Juanito Navarro.

Apareció por primera vez en cine en 1951 a las órdenes del maestro Edgar Neville en su cinta "El último caballo", pero no fue hasta 1956 cuando empezó a perfilar la que sería su imagen de marca: la de la comedia con aroma de sainete, basada en su humor gesticulante y su atropellada verborrea.

Los dos títulos de ese año fueron "Viaje de novios" y "Torero de alegrías", comedias que no recabaron el prestigio de la crítica pero que se convirtieron en clásicos populares casi instantáneos, inaugurando así una serie de cintas de corte similar.

Eran tiempos en los que se rodaba con rapidez y eficiencia, como demuestra que en 1959 apareciera en "Quince bajo la lona", "Tenemos dieciocho años", "Los tramposos", "Los económicamente débiles" y "Salto mortal".

Y en los sesenta disfrutaría de su década dorada: "La pandilla de los once" (1961), "Su alteza la niña" (1962), "Alegre juventud" (1963), "Hoy como ayer" (1965), "Las hijas de Elena" (1966), "El tesoro del capitán tornado" y "Operación Mata-Hari" en 1967 , "El turismo es un gran invento" y "Susana" en 1968.

Tras la intensidad cinematográfica de este período, que iba abriéndose como la propia España al contenido un poco más picante y a la ruptura de los tabúes calurosamente recibida por la audiencia, Ozores decidió en cambio concentrarse en otro de sus territorios más transitados: las tablas de un teatro.

En 1982 volvió al cine con la película "El hijo del cura", dirigida por su hermano y en la que coincidió con Fernando Esteso, con el que volvería a trabajar, junto a Andrés Pajares, en "Agítese antes de usarla".

Un año más tarde, Antonio Ozores debutó tras la cámaras con "Tres patas para un banco", en la que también se reservó un papel junto a Raúl Sender y Juanito Navarro, con quien repetiría en 1984 en "A partir un Peñón".

A mitad de la década de los ochenta, Ozores dio un paso más allá en su popularidad gracias a la pequeña pantalla, especialmente en el programa concurso de Televisión Española "Un, dos, tres", dirigido por Narciso Ibañez Serrador. Y siguió abriéndose a colaboraciones con cómicos como Tip y Coll.

Volvió al género de la revista en 1986, de nuevo junto a Juanito Navarro en "A por todas" que se representó en el Teatro Apolo de Barcelona, en ese mismo año realizó una gira por toda España con el espectáculo teatral "Ya somos europeos'.

Durante los años noventa, siguió trabajando en títulos de cine como "El disparate nacional", bajo la dirección de su hermano Mariano Ozores, y siempre se mantuvo activo porque "siempre hará falta un señor mayor en una película".

Así, el 16 de marzo de este año hablaba a propósito del estreno de "El último que apague la luz" y reflexionaba sobre la falta de relevo en el cine y el teatro español para los artistas de su generación. "Hablo de los equivalentes de Paco Rabal, de Fernando Fernán Gómez, de (José María) Rodero... es que no hay ya equivalentes como ellos", reconocía.

"He trabajado muchísimo y quedamos pocos, porque todos se han muerto. Me dan homenajes -como el que recibió en el último Festival de Cine de Alicante-, porque no estoy más que yo. Me da igual cómo vaya a ser recordado. Como no voy a estar, que piensen lo que quieran", llegó a decir, según recuerda el comunicado de la Academia.


Y llega de la mano de, la que para mí, es una de las mejores reseñadoras que existe hoy en día en internet: Carolina, el halcón.

Hace un tiempo le pedí que colaborara conmigo en el club de lectura: Entre libros y desde entoces, y gracias a sus aportaciones se ha convertido en un miembro imprescindible del blog.

Podéis leer sus reseñas tanto en el Club de lectura como en el blog de MACGREGORADAS 2010, de la cual, es actualmente colaboradora.

Su blog, El Espíritu del halcón, recibe infinidad de visitas desde todos los rincones del planeta y desde hace bien poquito se ha lanzado a la fascinante aventura de escribir su primera novela, la cual podéis leer capítulo a capítulo en su blog Karyukai.

Todas las reseñas que vayan llegando de Sin Pedigrí, serán publicadas en la sección correspondiente del blog, donde podréis leerlas siempre que lo deseéis.

11 may. 2010


Aníbal entró en el interior del fortí, y al momento su cuerpo se estremeció sintiendo la humedad que desprendía la antigua estructura. Cerró los ojos y aspiró el olor de la enmohecida piedra, imaginándose a las tropas que defendían a la ciudad del asedio a la que fuera sometida en 1812, durante la llamada Guerra del francés.
Abrió los ojos, y suspiró al contemplar las amplias arcadas que ocultaban el techo de piedra. Iba a ser complicado desmontar todo aquello sin dañar la superficie de la antigua roca. Observó el amplio comedor abovedado y las mesas circulares que ocupaban el recinto. Podía verlas en su imaginación, adornadas aún con su inmaculada mantelería y las delicadas piezas de loza ocupando su lugar junto a la cubertería de plata y la delicada cristalería. A su mente acudieron los fabulosos banquetes que allí se habían celebrado y rezó para que el ajetreo diario al que había sido sometido no hubiera resentido la estructura del edificio.
―¿Es este el salón principal?
Manuel Quintanilla se encogió de hombros.
―¡Menudo lujado tenían aquí dentro!
―Desde luego, es impresionante.
El estómago le cosquilleaba cada vez que se encontraba en un lugar como aquel, un lugar que había sido ocupado antes por unos personajes que habían dejado su huella en la historia. Tal vez, en aquel mismo emplazamiento en el que ahora mismo se hallaba en pie, habría estado algún valiente soldado esperando recibir las órdenes de su superior mientras los barcos enemigos asolaban la costa catalana.
―Tendremos que meter una grúa para desmontar ese techo.
Aníbal miró hacia arriba en un acto reflejo y luego desvió su mirada hacia Manuel.
―Primero hemos de sacar todo el mobiliario. ¿Han traído algún camión?
―No, pero en seguida lo soluciono.
―Bien ―respondió Aníbal mientras observaba cómo Manuel presionaba las teclas de su teléfono móvil―, y mientras llega, supervisaremos las cocinas.

10 may. 2010

Sorteo: Luna de Tor

Luna de Tor es la primera novela de la autora Mariam Agudo. Pertenece al género romántico-paranormal, tan de moda en estos últimos tiempos y el blog Urban Fantasy nos ofrece la oportunidad de conseguir un ejemplar.

Sinopsis

Áurea regresa a Tor, una aldea situada en el corazón de los Pirineos, tras la muerte de sus abuelos. No planea que su estancia se prolongue demasiado, apenas lo suficiente para que las heridas empiecen a cicatrizar. No cuenta con que los recuerdos, largamente dormidos, despierten y la insten a no marcharse jamás. La tierra la llama, la magia del entorno y el esplendor del paisaje la aturden, pero sobre todo lo hace la cercanía de Isaac, un hombre de la región cuyos ojos color índigo y fascinante sonrisa esconden secretos que nadie, ni siquiera Áurea, puede llegar a imaginar. Años atrás la tragedia se cernió sobre Tor. Un terrible incendio acabó con la vida de la familia de Isaac. El destino le concedió una segunda oportunidad y le salvó la vida, cobrándole a cambio un alto precio. La soledad es ahora su única compañera y confidente, la oscuridad lo persigue. Pero el regreso de Áurea puede cambiar su destino para siempre y, con su amor, ayudarlo a encontrar la única salvación que le queda.

La verdad es que el libro tiene una pinta estupenda. Si estáis interesados en participar en el concurso y conocer un poco más a Mariam, sólo tenéis que pinchar este enlace.

5 may. 2010

He vuelto


Me ha costado un poco ponerme en marcha de nuevo, pero ya estoy aqui (dicen que más vale tarde que nunca); y es que el viajecito "de relax" ha sido estresante, de arriba a abajo y de aqui para allá, sin parar, sin descansos: desde visitas guiadas por las mañanas, comidas en restaurantes, paseos en tranvías y cenas y espectáculos por las noches... ¡uff! he vuelto más cansada de lo que estaba.


Para colmo de los colmos llegaba el sabado para meterme directamente en la fábrica y soportar mi maravilloso turno de 12 horas. El lunes tenía previsto en mi agenda "dormir todo el día", pero tenía hora en el Patronat de Cultura con la regidora (no iba a decirle que no) para hablar y puntualizar sobre la presentación y firma de ejemplares de Sin Pedigrí, en Torredembarra.
La fecha oscilará entre finales de este mes o primeros de junio, aún hay que concretar pero las que sí que tenemos ya reservadas son dos: la del 18 de junio en la biblioteca municipal de Roda de Bará (en la que, por cierto estará Xulio R. Trigo con su Somni de Tarraco el 15 de este mes) y la que nos pilla más cerca, la del sabado 29 de mayo en el Tennesse Country Bar de la Playa de San Salvador, uno de los lugares que aparece en la novela.


Bueno, he vuelto y con mucho trabajo por delante. Espero retomarlo todo donde lo dejé y ponerme de nuevo al día. De momento, todos los ejemplares de Sin Pedigrí que me solicitásteis via internet están enviados y con ello puedo afirmar que la primera tirada está prácticamente agotada.


Gracias a todos.

;;