27 abr. 2010

Objetivo Mallorca

Normalmente comenzaría esta entrada con aquella frase de: comienza la cuenta atrás. Pero la realidad es que ya no hay cuenta que valga: ¡¡me voy mañana!!

Si señores. Mañana tomaré el vuelo hacia la convencional nacional de agentes que Círculo de Lectores realiza cada año. El programa que tenemos está super apretado pero entre visita y visita y entre cena y cena llevaré conmigo a mi querido Juan para ver si algún directivo se interesa por sus aventuras (y ya de paso intentaré averiguar en qué fase de "lectura" continúa El Paladín de la reina).

Os echaré a todos de menos estos días pero espero saludaros a todos a mi regreso. El ejemplar que sostengo en la mano es para ti, Xibeliuss. Espero que disfrutes de su lectura y, como no, también tus críticas. Todas aquellas reseñas de la novela que deseéis enviarme serán publicadas en el blog de Sin Pedigrí. Gracias a todos los que me apoyáis. Y por deseo de mi hermana Carolina, os dejo el video que realicé de la diada de Sant Jordi en Torredembarra.



26 abr. 2010

Crónica de Sant Jordi

Es muy difícil resumir una jornada tan intensa como la del viernes pasado, pero lo intentaremos.



El día no empezó nada mal. Eran las 8.30 de la mañana y recibía una llamada telefónica: "necesitan más libros en la librería Miguel" (ya se habían vendido dos a primerísima hora de la mañana y aún no había salido de casa).



El horario que tenía previsto seguir, se esfumó como por arte de magia al tener que salir "corriendo" a reponer esos libros. Ya me estaban esperando para desayunar, pero sólo me dio tiempo de tomar un café rápido antes de ir a nuestro stand y comenzarlo a preparar todo. Aún no teníamos los libros colocados cuando pasó Juan a recogerme para llevarme a Roda de Bará: teníamos nuestra primera entrevista del día. En Roda nos trataron de maravilla y tuve la ocasión de conocer a Cristina, la encargada de la biblioteca quien nos propuso hacer una presentación del libro para dentro de unos meses.





De regreso a Torredembarra comenzó el "follón". Ya había gente esperando la firma de su ejemplar (aunque estaba anunciado que estaríamos por la tarde) así que nos pusimos manos a la obra y empezamos a firmar ejemplares hasta bien pasada la una. Comía casi a las tres de la tarde y "a salto de mata" pero como bien dice el dicho: "sarna con gusto no pica" y a primera hora de la tarde, ya estaba de nuevo en mi sitio firmando ejemplares.






Áunque en algún momento temimos por la lluvia, el día nos acompañó y me lo pasé en grande. Ona La Torre, la radio local, estuvo a todas horas retransmitiendo la jornada y nos hicieron una entrevista. Más tarde llegó la televisión. El canal de Tarragona hacía un reportaje del día de Sant Jordi, entrevistando sobretodo a los autores que estábamos firmando ejemplares. ¡Y yo con estos pelos! Pero ya se sabe cómo es esto: imprevisible.






Finalmente, agotada y sin cenar bajé al Nashville del Vendrell. Allí me esperaba una nueva sesión de firmas y entre copa y copa, firmamos, reimos y hablamos con gente que ya había leído el libro y que, intrigados, venían a conocernos para hablar sobre la novela y preguntarnos por alguna posible segunda entrega. Juan y yo ya habíamos pensado en ello antes de meternos en todo este follón. La única duda que nos quedaba era la aceptación que tendría Sin Pedigrí. La verdad es que estoy muy contenta ya que, de momento, no he obtenido ni una sola mala crítica, sino todo lo contrario. Las ventas, también demuestran que la expectativa que se había creado no era ficticia ya que la primera tirada de ejemplares está prácticamente agotada y aún nos quedan por delante, tres presentaciones.

22 abr. 2010

Preparando Sant Jordi

Comienza la cuenta atrás.

Este año la Associació Country La Torre colaborará en la diada de Sant Jordi vendiendo libros de segunda mano. Como somos una asociación reciente, no disponemos de fondos para realizar nuestras actividades y se nos ocurrió obtener parte de esos fondos vendiendo libros.

En la donación de libros han colaborado muchas personas, tanto miembros de la asociación como amigos que han querido echarnos una mano. Desde aqui mi agradecimiento a todos ellos y, en especial a mi hermana Carolina, que estuvo conmigo ayer por la tarde clasificando, numerando y encajando.

Ya casi está el trabajo listo. Aún quedan unos cuantos por clasificar y más aún que están por llegar (nunca es tade si la dicha es buena). Ahora solo falta esperar al gran día: mañana. Tendremos nuestro stand (gracias al Patronat de Cultura) en la plaza M. Joaquin Boronat. Os esperamos a todos. Y, recordad que por la tarde, firmaré ejemplares de Sin Pedigrí.

21 abr. 2010

Como cada año, llega de la mano de Círculo de lectores. Una novela que ahora mismo ocupa páginas y páginas de excelentes críticas tanto en internet como en la prensa escrita. Ayer mismo fue una de las recomenddas en el telediario para este Sant Jordi. Pues veamos de qué va este libro:

En la cubierta del libro pone que la historia transcurre en la Barcelona de los años veinte, marcada por la violencia política y a la vez por una vitalidad intensa. Es una historia inspirada en hechos reales (¡vaya, igual que Sin Pedigrí!) y en documentos del archivo familiar del autor. Una historia que recupera los ambientes elegantes de un mundo a punto de desaparecer, junto a la agitación de cabarets y redacciones y al ajetreo de los tribunales donde se imparía -o demoraba- la justicia durante aquellos años convulsos.

Parece una historia interesante, más aún siendo como soy de Barcelona. Sólo espero que el éxito que está obteniendo no sea inmerecido y resulte ser verdaderamente un una de esas historia que valen la pena leer. De momento lo guardo con ilusión, esperando que llegue su momento para ser leído. Su reseña, como ya es habitual últimamente la encontrarés en el blog entre libros.

Puede que éste sea mi único regalo de Sant Jordi ya que me espera un día movidito pero muy, muy importante y que seguro, nunca olvidaré.

20 abr. 2010

Una semana complicada

Prácticamente aún no he abierto las cajas y no he parado de firmar. El libro que veis en la foto es el primer ejemplar que salió del horno, es decir, la que sería la prueba de maquetación definitiva y que aún contenía ciertos errores de solventar. Aún así, me la quitaron de las manos.

Desde aqui, mi agradecimiento a los que me están apoyando con sus compras y sus reservas. He visto en algun que otro blog que preguntáis cómo se puede conseguir. Hay varias maneras:

A través de Bubok, a través del blog de Sin Pedigrí o a través de este mismo blog. Podéis dejarme algún comentario en el blog o escribirme a mi correo electrónico baoyim@hotmail.com y os lo haré llegar por correo.
El precio ronda los 17 euros pero os haré algo más de un 10% de descuento para que apenas notéis los gastos de envío.

Como decía en el título de la entrada, voy a tener una semanita algo complicada, así que los blogs que normalmente visito me echarán de menos. Ayer tuve una entrevista en Ona La Torre, la radio local de Torredembarra y hoy, a eso de las 12.30 me entrevistarán en Radio Altafulla. El viernes, diada de Sant Jordi está previsto que firme libros en la Plaza M. Joaquim Boronat en Torredembarra, en el municipio de Roda de Bará y en el polígono industrial de Les Mates, en El Vendcdrell; así que me queda muy poquito tiempo para atender a mis socios de Círculo de lectores.

Una semana complicada pero siempre nos quedará tiempo para tomarnos ese café.

19 abr. 2010

Bueno, pues aquí está: mi primer libro publicado, en el escaparate de una librería y en medio de las últimas novedades... no se puede pedir más... bueno sí ¡¡que se venda!! Pero tiempo al tiempo y veremos qué ocurre en Sant Jordi.


De momento seguiremos adelante con las entrevistas en las radios locales (Altafulla y Torredembarra) y las firmas de libros. De momento ya he firmado más de 20 ejemplares, medio al asalto, en el Vendrell (me han asaltado pero yo, encantadísima). El viernes, si Dios quiere y no pasa nada estaré en Torredembarra y en Roda de Bará (aún falta confirmar horarios pero, a buen seguro estaré toda la tarde en Torredembarra y dejaré la mañana para bajar a Roda).

15 abr. 2010

Pero esta vez no se trata de los libros que me envía Joseph Macgregor para reseñar sino de los ejemplares de mi novela: SIN PEDIGRÍ.



Todo ha salido a pedir de boca. Queríamos tenerlos aqui para Sant Jordi y lo hemos conseguido. Han tardado exactamente 8 días en imprimirlos y enviarlos. Ahora comenzarán las presentaciones: dos que ya están concertadas en El Vendrell y la playa de San Salvador y otra más aqui, en Torredembarra, con la inestimable ayuda de Jorsi Suñé y la regidoría de cultura.


Para hacer vuestras reservas sólo tenéis que enviarme un e-mail a mi dirección de correo electrónico baoyim@hotmail.com y se os enviarán por correo certificado. Para más información de cómo o dónde conseguir vuestros ejemplares, en breve iré informando en el blog de Sin Pedigrí de todos los detalles al respecto.


Para los que vivan cerquita de Tarragona, a parte de las presentaciones (de las cuales iré informando de fechas y lugares) también estaré firmando ejemplares en Sant Jordi, en el Stand de la Associació Country La Torre. Os espero a todos aquellos que podáis venir y, a los que ya tienen hecha su reserva, ¡no os preocupéis! ya tengo vuestro ejemplares apartados y dispuestos para ser firmados por Juan, el protagonista de la novela, y por una servidora.


Gracias a todos por vuestro apoyo.

14 abr. 2010

La ventana indiscreta


Inmovilizado a causa de una pierna rota, el fotógrafo L.B.Jeffries se entretiene espiando a sus vecinos. Su interés se centra especialmente en el sr. Thornwald y su esposa, una pareja que siempre está peleando. Cuando la mujer desaparece, Jeffries sospecha que puede haberse cometido un crimen. Aunque su amigo, el detective Doyle, desestima la teoría, Lisa, la novia de Jeffries, accede a entrar en secreto en el piso de Thornwald

.




Filmada en un complejo plató sonorizado de la Paramount, la película tiene tanto que ver con la relación entre el prestigioso fotógrafo interpretado por James Stewart y su novia modelo, Grace Kelly, como con el desenmascaramiento del asesino que interpreta Raymond Burr.

En todo momento se nos presenta a Grace Kelly como el miembro con más iniciativa de la pareja, con su empeño en llevarle al altar y su disposición a arriesgar su vida para satisfacer la curiosidad de aquél. Uno de los mejores filmes de Hitchcock que reafirma la afamada reputación del director como maestro del suspense.




Aníbal miró su reloj.

El tren de cercanías llegó con puntualidad a la estación de Tarragona, pero nadie había pasado a recogerle. Y, ¿qué esperaba? Al fin y al cabo, no le habían enviado allí para que formara parte de alguna importante excavación.
Aníbal Fortuny llevaba cinco años trabajando en el Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, más concretamente en la sección de Patrimoni Arqueològic, lo que le había permitido viajar en otras ocasiones a la antigua capital del imperio romano, considerada en la actualidad Patrimonio de la Humanidad. Siempre le había impresionado la facilidad con la que surgían restos de la antigua roma en la capital de la Costa Daurada. Pero en esta ocasión era diferente. No se trataba de registrar nuevos hallazgos de la época floreciente de Tarraco sino de supervisar el desmantelamiento de un restaurante que durante años había ocupado el interior de un importante monumento histórico: El Fortí de la Reina.
Aníbal llamó a un taxi y pidió que lo llevaran a la Punta del Miracle, lugar en el que se ubicaba el fortí. Podía haber llamado a su hermana para que pasara a recogerle —residía en un pequeño pueblo, cercano a la capital, desde que se casara, hacía ya nueve años—, pero sabía que en aquellos momentos estaría preparando a sus sobrinas para llevarlas al colegio y su cuñado, ya hacía horas que había comenzado a trabajar. Y no quería que cambiaran sus costumbres por él. También sabía que, debido a ello, recibiría una buena bronca por parte de su hermana por no haberla avisado de su llegada.
El taxi se detuvo.
—Creo que va a ser complicado llegar hasta allí —dijo el conductor.
—¿Qué ocurre?
—Parece ser que hay una manifestación. Los mossos están desviando el tráfico.
—¿Falta mucho para llegar?
—Sólo un par de manzanas.
—Bien. Bajaré aquí.
Aníbal bajó del taxi y echó al hombro su bolsa de viaje antes de dirigirse hacia el lugar que le había indicado el taxista y donde un grupo considerable de personas invadía la calzada, impidiendo la circulación.
—¿Qué ocurre? —preguntó Aníbal, dirigiéndose al mosso d’esquadra que tenía más cerca.
—Una manifestación por el desmantelamiento del restaurante. Será mejor que tome otro camino.
—Va a ser imposible —aseguró Aníbal—, me dirijo allí.
El mosso se volvió para observar mejor a aquel individuo que tenía la osadía de adentrarse entre la bulliciosa plebe.
—¿Forma usted parte de la manifestación?
—¡Oh, no! —exclamó Aníbal sin poder contener una sonrisa—. Soy Aníbal Fortuny, el arqueólogo encargado de supervisar las obras.
El rostro del mosso, no pudo ocultar su sorpresa ante tal declaración. Aníbal sabía, que su aspecto juvenil le hacía aparentar menos edad de la que tenía y estaba acostumbrado a tener que mostrar muchas veces su documentación para verificar su identidad. Por suerte, aquél no era uno de esos casos.
—Le acompañaré hasta el fortí —afirmó el mosso—, así evitaremos que alguna de aquellas pancartas quiera solazarse con usted.
—Gracias.
Atravesaron el gentío sin ninguna complicación. Aníbal se despidió del mosso, no sin antes agradecerle su iniciativa, y se plantó delante del fortí para contemplar su magnificencia.
Construído a principios del siglo XVIII, en plena Guerra de Sucesión, y denominado así en honor a la reina de Inglaterra e Irlanda, Anna Estuardo, el Fortí de la Reina se alzaba majestuoso sobre la Punta del Miracle, junto a la pequeña cala que limitaba con la Cova del Gos. El viejo bastión había sido testigo de las luchas entre los dos aspirantes a la corona española: el archiduque Charles y Felipe de Borbón, duque d’Anjou; convirtiéndose en una importante línea de defensa para la parte norte y este de la ciudad.
Aníbal se obligó a apartar la vista del monumento y se dirigió hacia el grupo de empleados que permanecía ocioso, cerca de la puerta principal.
—Perdonen… —los trabajadores interrumpieron su conversación y miraron curiosos al recién llegado—. ¿Podrían decirme dónde puedo encontrar al jefe de obra?
Aníbal de acercó al hombretón que permanecía de pie, en la entrada del fortí. Mantenía un teléfono móvil pegado a la oreja y parecía mantener una acalorada discusión con alguien. Esperó con educación a que finalizara la conversación, antes de preguntar:
―Perdone… ¿es usted Manuel Quintanilla, el jefe de obra?
Manuel guardó el móvil en el bolsillo trasero de sus tejanos y clavó su mirada en el recién llegado.
Aníbal sintió cómo el hombre lo estudiaba receloso. Con su descuidada indumentaria —no es que fuera desaliñado, pero le gustaba vestir de manera holgada cuando viajaba—, y su joven apariencia, no parecía infundirle muy buena impresión. Decidió presentarse de inmediato, no fuera a pensar que intentaba pedirle trabajo.
―Soy Aníbal Fortuny, del Patrimonio Arqueológico —dijo ofreciendo su mano—. Cuando usted lo desee, podemos empezar a trabajar.
Manuel estrechó la mano que el joven le tendía a la vez que le obsequiaba con una amplia sonrisa. ¡Pero si sólo era un crio…! Eso sí, estaba bien educado el cabrón; al menos, sabía quién estaba al mando.
—Sígame. Le enseñaré todo esto.

13 abr. 2010


Ya sé que vais todos muy cargados de colecciones (lo sé, porque gracias a ello me iré dentro de unos días a Mallorca) pero también se premia al socio coleccionista y este período, Círculo nos regala unas ofertas super estupendas en un folleto especial que ofrece libros hasta un 50 % de descuento.

Pero vamos a por las novedades de la revista que es lo que realmente nos interesa. Y esta vez comenzaré por las colecciones porque hay dos estupendas:

Misterios de la historia
leyendas, mitos... o realidades? Una colección que reúne algunos de los misterios que han apasionado al hombre desde hace siglos y para los que aún no se han halledo todas las respuestas. ¿Cuál fue el origen de los faraones? ¿Dónde está la tumba de Alejandro Magno? ¿Qué es el Grial? ¿Existe una conspiración judía mundial? ¿Qué secreo guarda el manuscrito Voynich? ¿Quién fue realmente Jesús?

La saga de Geralt de Rivia
Cazador de monstruos en un mundo en el que cada vez quedan menos, Geralt de Rivia viaja de un lugar a otro en busca de su destino. Astuto y valiente, este brujo de pelo blanco y espada rápida sabe que, que casi siempre, los peores monstruos se esconden bajo la piel de los hombres...

Dos colecciones que, sin duda alguna, no te puedes perder (yo no pienso hacerlo) y sobre el resto de novedades, como siempre libros muy interesantes de todos los géneros literaios pero, esta vez, tan sólo destacaré unos pocos:

REY LOBO (Juan Eslava Galán)
Año 239 a.c.
Duros y hábiles con la espada, los íberos son los mercenarios más apreciados por los griegos y fenicios. Pero uno de ellos se ha cansado de ser peón en el juego de otros... Eslava Galán vuelve a demostrar su talento para describir un período histórico hasta en sus más sorprendentes detalles y, al mismo tiempo, tenernos en vilo con una aventura de ritmo trepidante.

EL SÍMBOLO PERDIDO (Dan Brown)
Sigue a Robert Langdon en una carrera contra el reloj a vida o muerte que te sumergirá en los secretos jamás contados sobre la historia de Estados Unidos, ocultos en el mismo subsuelo de su capital... secretos que están a punto de caer en las manos equivocadas.

AUSLÄNDER (Paul Dowswell)
Tras la invasión nazi de Polonia, miles de chicos quedaron huérfanos y sin hogar. El Departamento de Raza recorría los orfanatos buscando a aquellos que pudieran tener sangre alemana. Los que se ajustaban al prototipo ario serían llevados a Alemania y entregados en adopción. El resto correría peor suerte: eran "ausländer", extranjeros.

8 abr. 2010

Sin Pedigrí cuenta las aventuras de Juan C. Pérez, miembro del grupo antidroga de la Guardia Civil de Tarragona, un grupo que se desarrolló a lo largo de los años ochenta hasta convertirse en lo que en los noventa se conocería como GIFA (Grupo de Investigación Fiscal y Antidroga).

La historia comienza cuando Juan es requerido por su superior para investigar el asesinato de una joven en la conocida población tarraconense de El Vendrell. En un principio todo parece indicar que la joven se ha suicidado introduciendo una sobredosis de heroína en su cuerpo pero cuando Juan comienza a investigar, descubre que tras ese "aparente" suicidio hay un traficante muy peligroso en la zona, al que hay que cazar.

En este primer libro, conoceremos a fondo a su protagonista, Juan, llamado también "el Indio"; a sus compañeros del grupo antidroga y varios personajes secundarios de los que podremos seguir disfrutando en sus próximas aventuras.

El personaje de Juan es real, así como los casos que investiga. Por ello se han modificado nombres de personajes y lugares, para preservar la privacidad de los particulares implicados. Aún así se sigue conservando el nombre y la ubicación de varios lugares que continúan existiendo en la actualidad, sobretodo aquellos que Juan frecuentaba como la Comandancia de Tarragona, el edificio de Sanidad, el bar Tennessee Country Bar de la playa de San Salvador, el Boada...

La singularidad del libro no sólo radica en que se trate de un hecho real sino en que los hechos sucedieron hace más de veinticinco años por lo que los agentes se enfrentaban con la dificultad que hoy en día es superada por la moderna tecnología. Una historia real, conmovedora y, en ocasiones, divertida que refleja el carácter social de los años ochenta y un modo de vida que pocos de nosotros, aún podemos olvidar.

La novela ha crado en Torredembarra y alrededores una gran espectativa y, por ello, Juan y yo hemos decidido publicarla en Bubok con todas sus consecuencias. La distribución de ejemplares físicos se empezará a realizar en Torredembarra a partir de la diada de Sant Jordi, el 23 de abril y quien desee obtener un ejemplar a través de nuestro blog podrá hacerlo. Si queréis seguir el progreso de la novela os invito a visitar el blog de SIN PEDIGRÍ, donde iremos informando sobre sus presentaciones y sobre cómo conseguir un ejemplar.

Aquí os dejo el book trailer de presentación



6 abr. 2010

El gran dictador

"Lo lamento, pero no quiero ser emperador: ése no es mi negocio"


Con estas palabras inicia Charles Chaplin el discurso final de una de las películas más geniales de la historia del cine.

En su doble papel de Adenoid Hynkel y de barbero judío del "ghetto", Chaplin dejó su postura política muy clara. Según comentaba Truffault, la película no era tan solo una farsa defensiva sino también un ensayo muy preciso sobre el drama judío y las ambiciones racistas de Hitler.

Chaplin sabe anteponer los dos mundos con maestría respetando escrupulosamente la verdad étnica: las secuencias del ghetto son fluidas, maliciosas, astutas; mientras que las del palacio son bruscas, automáticas y frenéticas, rayando en lo ridículo.

Chaplin confiere a la historia una entidad nada desdeñable, corroborando su lugar en el mundo cinematográfico. La situación política que vivía Europa supuso la confirmación de toda una serie de ideas y testimonios que hicieron mella en su momento a quienes pudieron asistir al estreno de la película.

El gran dictador se presenta como una obra madura del cómico que cambia su papel de vagabundo al que nos tenía tan acostumbrados por el de un barbero que nos abre los ojos a la esperanza, como así nos lo muestra en su discurso final:

Lo lamento, pero no quiero ser emperador: ese no es mi negocio.
No quiero conquistar a nadie.
Me gustaría ayudar a todos si fuera posible: judíos y gentiles, blancos y negros.
Todos deberíamos querer ayudarnos; así son los seres humanos.
Queremos vivir con la felicidad del otro, no con su angustia.
No queremos odiarnos y despreciarnos.
En este mundo hay sitio para todos, y la tierra es rica y puede proveer a todos.
El camino de la vida podría ser libre y hermoso.



Dirigida por Charles Chaplin en 1040, no llegó a España hasta 1976, treinta y seis años después de su estreno, un año antes de que falleciera Chaplin. Y, como ya va siendo habitual, os dejo un video con más detalles.





1 abr. 2010

¡¡Ya están aquii!!

Ya tengo entre mis manos los libros que Joseph Macgregor me ha enviado para reseñar y no sabría decir cuál de todos ellos es el que más me llama la atención:


Reliquia de Pip Vaughan-Hughes, nos sitúa en la Inglaterra de 1235.

El hermano Petroc, un joven monje novicio, cae en una trampa urdida por Sir Hugh de Kervezey, antiguo templario e hijo bastardo del obispo. Acusado falsamente del robo de una reliquia de incalculable valor y del asesinato de un sacerdote, se ve obligado a huir y confiar su destino a un enigmático capitán de barco, coleccionista y traficante de objetos sagrados. Dejando atrás su inocencia y aprendiendo a esquivar el largo brazo de la Iglesia, comenzará así una nueva vida en la que no faltarán las aventuras llenas de acción, conocerá el amor y la sombra de Sir Hugh de Kervezey planeará sobre él sin descanso.







En Asesinato imperial, Paul Doherty nos lleva hasta la ciudad de Roma, gobernada por el Emperador Constantino y su madre Helena.

El Emperador intentará sacar provecho de la cada vez más influyente Iglesia Cristiana. Pero su poder se tambalea cuando tres prostitutas de La casa de Afrodita, prostíbulo que él frecuenta, aparecen asesinadas. Los tres cadáveres presentan cruces grabadas en la frente y en cada mejilla. Con el propósito de proteger el futuro de su hijo, Helena contrata los servicios de una espía, Claudia. Claudia es la sobrina del dueño de una taberna y comienza a trabajar como sirvienta en la casa del Emperador. Claudia intentará descubrir quién es el asesino, y al mismo tiempo encontrar al hombre que le cambió la vida a ella y a su hermano.




Y finalmente El 4º observador de Timothy Hallinam, una historia trepidante en la que el escritor Poker Rafferty se verá inmerso en una desenfrenada carrera contrarreloj en el siempre exótico Bangkok para salvar su vida y la de su familia.

Sin duda alguna la semana santa será más llevadera si hay lecturas de por medio. Sólo espero que aquellos que tengan que trabajar, como es mi caso, se lo tomen con filosofía y buen humor. Hay quienes lo están pasando peor.

¡¡Feliz Semana Santa a todos!! Nos veremos después de fiestas.


Eran las ocho en punto de la mañana y el sol brillaba como el demonio.

Manuel Quintanilla se quitó el casco y secó el sudor de su frente. Aquel clima iba a matarlo. Si no le hubiera hecho caso a su mujer que se había emperrado en que aceptara aquel puesto de jefe de obra en Tarragona ahora estaría disfrutando del aire fresco de su pueblo… y de una tapita de buenos choricillos con su tinto riojano en lugar del tintorro que había tomado en el bar de la esquina y que a buen seguro le produciría algún tipo de úlcera en el estómago.
¡Y con lo bien que le caían a él los catalanes…!
Y para colmo, su jefe… ¿cómo se llamaba? Era como un nombre de fruta… ¡Pera! ¡Eso es! Pera Mata. ¿Por qué no tendrían nombres normales como los demás? Podrían llamarse Federico o Cipriano; pero no, ellos tenían que ser diferentes. Allí tenían nombres extravagantes como Pera o Bisens… ¡qué raros eran estos catalanes!
En fin; el caso es que Pera le había asegurado que se trataba de un simple derribe. O sea, un montón de piedras que debían echar abajo. Lo que no le había dicho, es que aquel edificio era muy querido ―por alguna extraña razón desconocida―, por los ciudadanos tarraconenses. ¡Ni que se tratara de uno de aquellos viejos edificios a los que catalogaban de monumentos históricos! Si que era cierto que el lugar era pintoresco, pero tampoco había para tanto. Si no se caía de viejo, la sal marina que poco a poco iba erosionando el entorno haría mella en la antigua estructura y terminaría cayendo por su propio pie. Entonces… ¿para qué esperar? ¿Qué ganaban con detener lo que era ya un hecho consumado?
Y es que los catalanes eran así: además de racas, gilipollas. Cualquier excusa era buena para abandonar su puesto de trabajo y manifestarse. Y ahora la excusa era aquel montón de piedras que su jefe le había mandado tirar. «Sólo tendrás que llegar y demoler el edificio», le había dicho. Pero cuando había llegado al lugar, éste estaba repleto de manifestantes blandiendo sus pancartas a la vez que gritaban: «salvem el fortí!». Pero, ¿qué demonios le pasaba a toda esa gente? ¿Acaso no tenían nada mejor que hacer que estar dando por culo con las dichosas pancartitas a humildes ciudadanos que tan sólo intentaban hacer bien su trabajo?

Un pequeño zumbido vibró en la parte trasera de su anatomía seguido por aquella estridente melodía de su nuevo móvil de última generación. Manuel se apoderó del aparato y soltó un bufido al ver el nombre que mostraba la pantalla; pero contestó en el acto.
―Diga, jefe, ¿qué pasa?
―¿Cómo va todo?
Manuel carraspeó para aclararse la garganta, antes de responder:
―Tenemos a unos cuantos gilipollas con pancartas amotinados a la entrada del edificio.
―¿Manifestantes? Y, ¿qué coño quieren ahora? Están todos los permisos en regla, el juez ha dictaminado el desmantelamiento del restaurante, ¿por qué no van al ayuntamiento a quejarse?
―No lo sé, jefe. Supongo que creen que poniéndose delante frenaran a nuestras excavadoras. Pero lo tienen claro. En cuanto me abalance sobre ellos verá cómo corren esos hijos de puta.
―¡No, Manuel! ¡Ni se te ocurra hacer eso! ¡Sólo hay que desmontar el restaurante! ¿Para qué coño has llevado las excavadoras?
―Usted me dijo que echara abajo el fortí.
―Exacto, el fortí de la reina, el restaurante; ¡pero no el edificio!
―Y, ¿qué más da? ¿No es lo mismo?
―¡Claro que no! Sólo hay que desmantelar el restaurante que hay en el interior del monumento. Mira… seguro que Aníbal Fortuny estará a punto de llegar. No hagas nada hasta que él llegue.
―Y, ¿quién coño es ese Aníbal Lecter?
―Fortuny.
―Pues Fortuñ o como se diga. ¿Qué cojones tiene que hacer él aquí? ¡Yo soy el jefe de obra!
―No en este caso, Manuel. Necesitamos la supervisión de un representante del Patrimoni Cultural para no dañar la estructura del fortí; así que vigila que nadie toque nada hasta que él llegue, ¿entendido?
Silencio.
―¿Manuel?
―¡Vale! ¡No tocaremos nada hasta que llegue ese asesino en serie!
Pere Mata suspiró. Hubiera dado cualquier cosa por enviar a cualquier otro jefe de obra al fortí pero, por desgracia, Luís Baldea estaba enfermo y Darío Vallejo no podía dejar la obra que tenían en Salou, sobre todo ahora que habían empezado a cerrar cubiertas. Así que Manuel Quintanilla había sido su mejor opción… bueno, a decir verdad, su única opción; pero ya se había arrepentido de haberlo enviado.
―Estaré allí en media hora. Procura calmar a toda esa gente hasta que lleguen los mossos, ¿de acuerdo?
―Como quiera jefe, pero ya vería como esos mamones nos dejaban en paz si nos vieran entrar con las excavadoras.
―No, Manuel. Prométeme que esperarás a que llegue el señor Fortuny.
―Está bien jefe.
―Ahora mismo tomo un taxi y voy para allá.

Había colgado. ¡Vaya un cagado que era el Pera! Si de él dependiera ya estaría derribado el dichoso edificio y le importaba un carajo a quién se llevara por delante. Pero no, tenía que esperar al tal Aníbal, el experto de la cheneralitat, el que debía de supervisarlo… ¡a él! Pero, ¿qué se habían pensado? ¿Que no sabía hacer bien su trabajo? ¿Quién cojones se creía que era ese tal Aníbal?
―Perdone… ¿es usted Manuel Quintanilla, el jefe de obra?
Manuel guardó el móvil en el bolsillo trasero de sus tejanos y clavó su mirada en el recién llegado.
―Soy Aníbal Fortuny, del Patrimonio Arqueológico. Cuando usted lo desee, podemos empezar.
Manuel estrechó la mano que el joven le tendía a la vez que le obsequiaba con una amplia sonrisa. ¡Pero si sólo era un crio…! Eso sí, estaba bien educado el cabrón; al menos, sabía quién estaba al mando.

;;