5 ago. 2008

Este es el título que debería haber llevado el libro ya que una oportunidad es la que hay que darle para poder terminarlo y decir que nos ha gustado y que hemos disfrutado sutilmente de su lectura.
Y digo sutilmente porque no me he sentido satisfecha al terminarla sino, más bien, aliviada. ¿Y eso? Pues sencillamente porque me ha aburrido soberanamente, porque si no llego a comprometerme con su lectura, la habría dejado a medias, pasando así a formar parte del selectísimo grupo de "novelas inacabadas de leer". Porque no puede ser que una novela que ha sido definida con el apelativo de "El libro de Sant Jordi" sea una lectura aburrida que no capte el mínimo de interés hasta superada más de la mitad de su lectura...
¿Y los personajes? ¿Y sus licencias históricas? ¿Dónde está la descripción de esa Barcelona Medieval? ¿Por qué una historia debe ocupar 700 páginas cuando puede ser narrada en la mitad?
En resumen: Te daré la tierra es una novela más, entretenida, bastante espesa que no recomiendo para el verano, excelentemente bien escrita; aunque por ello precisamente no guste al lector medio, no tan intelectual, que busca el entretenimiento en una lectura y no el constante afán por entender el significado de mucho del vocabulario utilizado.

;;